viernes, 18 de diciembre de 2015

VIAJE NAVIDEÑO (I): COLONIA

Visitar Alemania en Navidad es una experiencia muy recomendable ya que en ella se viven estas fechas de una manera mucho más intensa. También lo vive mucho en otros países de centroeuropa. Mi novia y yo fuimos a Colonia y Bruselas y en dos posts voy a intentar resumir lo que dió de sí, sobretodo en el ámbito cervecero.



He ido tomando algunas notas de las cervezas que he ido tomando pero de manera superficial ya que he preferido disfrutar de las cervezas Kolsch en Colonia y de cervezas de navidad belgas en Bruselas sin andar analizando todo.

En Colonia el estilo local y más extendido en cuanto a consumo es el de Kölsch. Se lleva elaborando desde 874 pero su nombre no se acuña hasta 1918. Su color va de dorado pálido a dorado claro, coronado por una espuma blanca.



 Kölsch es una denominación protegida por la Convención de Kölsch, y está restringida a unas 20 cervecerías en Colonia y sus  alrededores. La Convención simplemente define la cerveza como “liviana, altamente atenuada, acentuada en el lúpulo, alta fermentación Vollbier”.

Se suele servir en un vaso en forma de tubo de 20 cl. En las cervecerías lo que se suele hacer es que van trayendo cervezas continuamente por las mesas y cuando ven el vaso vacío, lo reponen con uno lleno y se llevan el vacío apuntando una rayita en el posavasos para luego contar cuántas te has tomado. Para decir que ya no se quiere más cerveza hay que poner el posavasos encima del vaso.

En Colonia hay muchas cerveceras que sirven sólo su propia marca donde se puede tomar algo o cenar. Su cerveza se sirve en barriles de madera por gravedad.



Son locales ambientados de manera muy tradicional, con mesas, sillas y paredes de madera, con fotos antiguas, cuadros y barriles.

Por cercanía a nuestro alojamiento, nuestra primera parada fue a la cervecera PAFFGEN, situada en la calle Friesenstraße, 64.



Allí dimos cuenta de un codillo que ya nos sacaron despedazado acompañado de patatas "a lo pobre" y ensalada. En las mesas había mostaza casera que podías ponerte sin problema. Fue el mejor codillo que he comido nunca, de eso estoy seguro.



La cerveza en sí tiene un caracter leñoso y maltoso, con un punto de sequedad.



El local está frecuentado por una mayoría local, aunque también hay visitantes. 




Hubo otro restaurante que nos llamó la atención por su decoración, fue el de PETER'S, en Mühlengasse, 1.



Allí tuvimos que esperar un poco más que en el del día anterior ya que ya era fin de semana y está muy cerca de la Catedral, un lugar mucho más turístico. A partir de las 18:00 ya es difícil coger sitio ya que la cena se adelanta mucho más que en España y es difícil coger mesa sin tener que esperar un poco. Nosotros nos acoplamos bien a estios horarios y sobre las 19:00 ya ibamos a cenar y beber buenas Kolsch antes de continuar las visitas a los mercadillos navideños.



Aquí comimos carne de cerdo acompañada de puré de patatas y chucrut, regada como no por su PETER'S, una Kolsch que me pareció con un poco más de presencia de lúpulo que la que había tomado el día anterior.



Muy cerca de la catedral, en la calle Am Hof, 12, se encuentra FRÜH, una de sus marcas más conocidas fuera de Alemania. Es un local enorme con dos pisos que se encontraba abarrotado. Aparte de la multitud de mesas tiene una barra para los que están esperando mesa o simplemente van a beber.



La cerveza me pareció más afrutada que las anteriores, y puede que sea de las mejores que pude probar. Como siempre, fue servida por gravedad en barriles de madera, algo que le aporta un carácter muy atractivo.


 Puedo decir que en otro local también pedí una FRÜH (o varias) pero esta vez estaba servida por barriles con propulsión y el sabor ya no es el mismo. Lo mejor es por gravedad y para ello hay que ir a los restaurante stradicionales de la ciudad.

El local al que me refiero es de corte más moderno, pero que también quisimos probar y la im presión fue muy buena por lo que pese a no ser un local cevecero se merece la mención. 
Es el BURGUERLICH, un local de decoración muy moderna situado en la calle Hohenzollernring 25. La fachada es muy atractiva con un juego de luces.



 Al entrar nos dieron dos tarjetas y nos hicieron pasar a una barra circular hasta que nos dieran mesa. Ahi estábamos al lado de un DJ que pinchaba en medio del local para amenizar la cena (ya digo que es un local muy moderno). Al sentarnos vimos que cada comensal tiene una pantalla que sale de la mesa y ahi puede hacer el pedido con la tarjeta que dan a la entrada.



De comida el plato principal son hamburguesas y hay otro tipo de acompañamientos como ensañadas, nachos, patatras, etc. De oferta cervecera estaba la FRÜH, AGUSTINER EDELSTOFF, MAISELS WEISSE, la RATSHERRN PALE ALE de Hamburgo y unas cervezas de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) elaboradas en Alemania de la marca BREWERS & UNION llamadas STEPH WEISS, BEAST OF THE DEEP y UNFILT LAGER



Pese a tener mis reservar con este tipo de locales, he de decir que la comida era muy buena y el servicio muy rápido y atento. El sistema de la pantalla permite que nada más pedir algo les llegue un aviso y sepan exactamente dónde estas y te traigan lo pedido al momento, en lugar de andar buscando y llamando al camarero.




En los mercadillos navideños la bebida más popular es el Glühwein, un vino caliente con bierbas y especias. También algunas cerveceras ponen su puestos. Allí pude probar la Sion, una de mis Kolsch favoritas.



Inluso a los mercadillos se llevan los barriles de madera:




En el apartamento donde nos alojábamos pude probar algunas Kolsch en botella. 



 No hay nada como visitar los lugares de origen de un estilo de cerveza para experimentarlo en sus sitios tradicionales. Es el caso de las Kolsch en Colonia o de las Alt en Dusseldorf, de las que hablé aquí y aquí.